Carta a Donald Trump

Desalmado señor Trump:

En primer lugar, disculpe que me dirija a usted en castellano o español. Podría escribir en inglés, pero no me da la real gana, porque los protagonistas de esta historia hablan mi lengua materna, y usted los desprecia sin miramientos. Así que, si quiere entender estas palabras, búsquese un traductor y páguele bien, que dinero le sobra.

Quizá a usted le queda un poco lejos en el tiempo el sentimiento de abrazar a sus hijos pequeños, o quizá me equivoco, pues el más joven de su prole aún tiene doce años. Sus otros cuatro hijos están ya creciditos y maduros, y algunos de ellos le han dado nietos. ¿Ocho tiene usted, verdad? Lo he mirado en Wikipedia.

Debe de existir en el ecosistema algún bicho o súper bacteria que transforma a las personas que entran en la política, que las vuelve de acero, inconmovibles, y las hace sentirse por encima del bien y del mal. ¿O usted es así desde pequeñito? Ah, que no sabe de qué le estoy hablando, perdone si divago. Permítame que le pida un esfuerzo: retroceda mentalmente a aquella época en que le llamaban daddy, la época de los besos apretujados, los cuentos nocturnos a los pies de la cama, los juegos al aire libre en algún sitio al estilo Central Park. Si no consigue rememorar nada de esto porque de sus hijos se ocuparon sus señoras madres en colaboración con las nannies (o viceversa: se ocuparon las nannies en colaboración con las madres de sus hijos), créame que no le miento si le digo que le compadezco, porque se ha perdido lo mejor de la vida. Sea como sea, usted tendrá la capacidad de imaginarse lo que se quiere a un hijo, digo yo. Escuche, aunque sea por una vez, a su mujer Melania. Ella no está de acuerdo con su política migratoria, al igual que otros colegas suyos del politiqueo. ¿Le suenan de algo los derechos humanos?

Los niños no tienen culpa de lo que hayan hecho sus padres, cuyo, por otra parte, único “delito” ha sido el de cruzar una frontera. Dejando de lado su extrema xenofobia, intente ver a estas personas como eso mismo, como personas: padres y madres humildes, trabajadores, soñadores de un futuro mejor para ellos y sus familias. Lo que está haciendo usted separando a menores de sus padres lo hacían los nazis, señor mío. Mire un momento para este lado del océano, por favor. Es Europa, ese continente que llegó a su querida América hace un porrón de años; ese continente con el que sueñan los niños bien de los United States en visitar de vacaciones: un viaje de ensueño a Roma, a París, a Barcelona. Todos los días llegan a Europa inmigrantes de diversos lugares de África o Asia, huyendo de la guerra y la miseria de sus países. Aun dejando mucho, muchísimo que desear, el trato que reciben -no por parte de la ayuda humanitaria ni las asociaciones solidarias, sino por parte de Europa como ente: los gobernantes, vamos-, creo que a nadie se le ha ocurrido aún separar a los niños de sus padres, mire usted.

photo of woman portrait wall art

Photo by Anderson Guerra on Pexels.com

La política migratoria de Trump divide a la sociedad estadounidense

Vuelvo a repetirle: escuche a su mujer, sea un poco calzonazos, como se suele decir -ignoro el término anglosajón-. Todavía está a tiempo de no pasar a la historia como un cabrón más de los que pueblan las páginas de los libros. Todavía puede ser recordado por generaciones futuras por algo más que no sea su pelazo al viento, su fortuna multimillonaria, su preciosa mujercita, su muro fronterizo y su hijoputez xenófoba. Rectificar es de sabios, y usted no querrá parecer imbécil, ¿o sí?

 

Un comentario en “Carta a Donald Trump

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s