Un día eres joven

Lo sé, no soy muy original. Las redes sociales están plagadas de memes sobre hacerse viejo, pero voy a aportar mi granito de arena para completar la frase “Un día eres joven y al otro…”

Te activas todos los descuentos de la tarjeta cliente del súper. Y acumulas tarjetas cliente de todas partes. Vas por la casa apagando interruptores y diciendo “la luz no es gratis”. Emites un quejido o suspiras al levantarte o sentarte en el sofá. Cuentas anécdotas e historietas que a ti te parece que han ocurrido ayer pero hace más de veinte años que sucedieron. Te acuerdas de lo que daban de sí 5.000 pelas. Estrenar colchón te hace más ilusión que estrenar ropa de marca. No sabes quién es la mitad de los cantantes y grupos que suenan en la radio. Es más, no entiendes por qué no usan su nombre y apellido sino apodos, diminutivos e iniciales pronunciadas en inglés. C. Tangana, Becky G., Karol G. Hache, I, Jota Balvin.

Photo by Rachel Claire on Pexels.com

Entiendes cada vez más a tus padres. La brecha generacional con quienes tienen diez años menos que tú (o más de diez) te parece en muchos aspectos insalvable. Te llaman señor/a los de la brecha insalvable. Eres capaz de ver un debate electoral o un “especial elecciones” sin quedarte dormido. Ya eres mayor que el mayor de los futbolistas en activo de la Liga. Añoras las Nocheviejas con Martes y Trece o con Ramontxu. Te has vuelto un sibarita, tú, que bebías cualquier cosa a la que echar unos hielos y comías kebab guarrete y chorreante.

Te emocionas cuando ganan el bote de Pasapalabra. Vigilas el colesterol, la glucosa y los triglicéridos. Lo de controlarlos ya, si eso, mañana. Acostarte más tarde de la una es trasnochar. Te pones o te quitas las gafas para enfocar. Repites cada vez más que ya no hacen películas/canciones/series como las de antes. La chavalería te mira raro cuando dices cosas como estas: El que sabe, “saba”. El algodón no engaña. Bic cristal escribe normal. Alucina, vecina. Para dentro, Romerales. Y hasta aquí puedo leer.

Tú también has podido leer hasta aquí, con gafas o sin ellas, y te invito a añadir en los comentarios lo que te venga a la mente tras el comienzo de esta entrada: Un día eres joven y al otro…

Tres años

El pasado 31 de enero este humilde blog cumplió tres años de vida. He publicado 113 entradas sin contar esta de hoy. El promedio de vistas o lecturas es casi 45, así que mil gracias a ese estupendo promedio de 45 lectores.

Ha habido unas pocas entradas que han superado el centenar de lecturas, ¡guau! Por pura estadística, dejo aquí el “top 5”, las cinco entradas que más vistas han tenido en estos tres años:

11/12/2018 Perdona nuestras ofensas……………………..173 vistas

04/04/2018 Semblanza………………………………………………119 vistas

21/04/2020 Los olvidados………………………………………….109 vistas

05/02/2019 Tengo afasia de género, criaturas…………103 vistas

20/03/2018 Chanel nº 5………………………………………………101 vistas

Muchísimas gracias a los lectores fieles, a los ocasionales, a los que leyeron algo y no regresaron más, a mi familia por su aliento y sus elogios, a mis amigos por los debates que se suscitan tras cada publicación, y a la fibra óptica y el portátil que me permiten dar rienda suelta a mis tonterías. Por muchos años más.