Salud, femenino singular

Salud, dinero y amor. Los Rodríguez

Los Rodríguez cantaban “brindo por las mujeres que derrochan simpatía”. Salud, contesto; y añado:

Por las que quieren llegar a todo y, aunque saben que igual no llegan, finalmente llegan.

Por las que lo dejan todo y se van de cooperantes a la otra punta del planeta.

Por las que se desviven cuidando del otro, del dependiente, sorteando dificultades con ayudas estatales irrisorias.

Por quienes emigran portando un expediente impecable y brillante, buscando a ver si en otro lugar son valoradas como corresponde.

Por aquellas a las que el cáncer les arrebató una parte (una, no más) de su feminidad y miran la vida con valentía.

pexels-photo-897624.jpeg

Por las que no tienen otra opción que comerciar con su cuerpo para poder salir adelante de mala manera.

Por las que aún no son mujeres en edad pero la vida las ha empujado a luchar como tales desde niñas.

Por las que tienen que bregar y demostrar su valía solamente por ser mujeres en el desempeño de oficios de los mal llamados “de hombres”. Y, encima, cobrando menos.

Por todas las mujeres que en algún momento de la historia fueron pioneras.

Por las mujeres ya ancianas, por su lucha incansable y por ser el ejemplo a seguir para todos nosotros.

Por las que, día tras día, se levantan aterrorizadas porque conviven o han convivido con un monstruo que las maltrata física y psicológicamente. Para que, cuanto antes, logren escapar de eso y no sean un número más que añadir a la nefasta lista del lazo color lavanda.

Por las abuelas, las madres, las tías, las hermanas, las primas, las sobrinas… las mujeres que hay en todas las familias, porque mantienen la cohesión de los lazos de sangre, ese matriarcado.

Por las que trabajan ocho horas, las que trabajan cuatro, seis horas, las que están pluriempleadas, las que no duermen porque empalman turnos de noche con otros trabajos diurnos, las que trabajan en su casa cuidando de su familia, las que no trabajan porque no encuentran trabajo. Por todas ellas, por nosotras.

Brindemos. Y que no pare la lucha. Feliz 8 de marzo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s