Carpe diem

Anoche vi en la tele a Risto Mejide y su Chester. La primera invitada de su sofá fue la actriz y cómica Yolanda Ramos, y no voy a contar aquí de qué trató la ¿entrevista?, sino que voy a rescatar un comentario de ella acerca de los cincuenta tacos que acumula en el mundo y en el carné de identidad. Dejo aquí el programa completo por si alguien tiene curiosidad: Chester: Smile. Programa completo

Decía Ramos que, al haber cumplido ya el medio siglo, era consciente de que, aun en el improbable supuesto de que llegara a alcanzar los cien años de vida, tan solo le quedarían por vivir otros cincuenta, y que si se pasaban tan rápido como esos cincuenta primeros, estaba la cosa muy jodida, con perdón. El público que había en el plató rio como si hubiera dicho un disparate, y el propio Risto parecía quitarle hierro al asunto, pero ella insistía muy seria -a pesar de su vis cómica- en la inminencia de su muerte. De la suya y de la de todos, pareció recordar al respetable.

Sigue leyendo

Con la mitad de años

Hoy me ha dado por echar la vista atrás. Me pasa por ver concursos musicales en los que a la mayoría de los pipiolos que intervienen les doblo la edad. Por no hablar de algunas jóvenes promesas del fútbol nacional, a las que también, o por poco, les doblo la edad. Y bien, ¿qué pasaba en mi vida con la mitad de años?

Con la mitad de años, acababa de empezar la carrera universitaria, pero vitalmente no sabía ni por dónde me daba el aire. Aún no tenía carné de conducir, para eso me faltaba un año. Mis mejores amigas eran las mismas de ahora, y en el periplo por la uni coseché nuevas amistades que aún conservo. Me moría por tener novio, pero no me miraba ni el tato. Si me gustaba alguien, era que me gustaba alguien. Ahora a eso se le llama crush. A la juventud de hoy, no hay quien la entienda, y menos mal que sé inglés, que si no…

black calendar close up composition

Photo by Pixabay on Pexels.com

Con la mitad de años, había viajado a los mismos países extranjeros que ahora: Francia e Italia. Nota mental: es urgente, muy urgente, que me ponga al día en esto de viajar. Ah, y el World Trade Center estaba ahí, de pie. Todavía.

Sigue leyendo