Libros son amores

Quienes me conocen saben que he pasado los últimos casi catorce años de mi vida trabajando en una librería. Y no, no lo he dejado para ponerme a escribir un blog. La marcha fue forzada porque hubo que cerrar: las ventas no eran tan boyantes como hace años, el sector del libro lleva una temporadita en crisis y ya no se sostenían los números. C’est la vie.

Hoy quiero hablar de libros, librerías y lectores. Para situarme un poco, he echado un ojo a esta página: https://www.mecd.gob.es/dam/jcr:bd29177e-2c26-4dbf-80d5-cc40a12a676d/el-sector-del-libro-en-espa-a–junio-2017.pdf

El sector del libro en España (junio 2017). Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Observatorio de la Lectura y el Libro.

Quien esté interesado en estadísticas de todo tipo referentes al mundo del libro, su edición, venta y distribución, tiene información de sobra en este documento. Yo me detendré solo en algunos datos llamativos, sacados de este informe, y los voy a resaltar en negrita para que quede claro que son datos copiados textualmente de dicho informe.

El libro en papel representa cerca del 72% de la edición en España. El digital, más de un 26%. Una parte de la edición, particularmente la referida a libros autoeditados a través de plataformas digitales como Amazon, Ibookstore o Google Play, entre otras, queda fuera de esta estadística oficial, unos datos que no están disponibles.

La irrupción del libro digital ha podido influir, es lícito pensarlo, en que la venta de libros en papel decaiga. Sin embargo, vemos que todavía no es un porcentaje alto el de la edición digital. Es más, según me contaban algunos clientes, muchos lectores tradicionales compaginan el e-book y el papel, y se decantan por uno u otro en función del tipo de lectura. Para el ocio, hay quienes prefieren el papel, y para el estudio o el ejercicio de su profesión, el libro digital. No puedo hablar del libro digital como usuaria (sigo anclada al de papel), pero quisiera destacar el hecho de que, al contrario de lo que pueda parecer, el libro electrónico no es tan barato en comparación con el tradicional. Quizá por eso esté pasando con los libros un poco como con la música: las descargas ilegales influyen en las ventas (o en las no-ventas, para ser exactos). No nos damos cuenta de nuestra responsabilidad como consumidores. Al descargar un libro de manera ilegal, perjudicamos al sector en su totalidad: autores, traductores, imprenta, editores, distribuidores, libreros. Sigue leyendo