Una temporada para silbar, de Ivan Doig

Reseña de Libros del Asteroide

Autor Ivan Doig

Recientemente he leído esta novela por recomendación de un amigo, al cual le agradezco su elección y su gusto literario. No esperen encontrar en ella un sinfín de aventuras y peripecias, ni ser absorbidos por una trama policíaca con giros sorprendentes a cada momento. La historia que cuenta es sencilla a más no poder, pero he ahí la dificultad del asunto: conseguir mantener el interés del lector por una trama cotidiana, con unos personajes muy de carne y hueso, que existieron con otros nombres y apellidos en un paisaje rural y duro como el de Montana a comienzos del siglo XX.

El narrador es Paul Milliron, uno de los personajes de la novela, el mayor de tres hermanos varones que recientemente han perdido a su madre. Cuidados por su padre, que bastante tiene con roturar la tierra y trabajar en la construcción del Dique Grande, los hermanos Milliron asisten cada mañana a caballo desde su casa hasta la escuela de Marias Coulee, Montana (EEUU), y colaboran cada uno en su medida en labores cotidianas tales como ordeñar las vacas, recoger agua o cortar leña. Su mayor preocupación es que no logran comer nada sabroso desde que su padre enviudó, por carecer todos ellos de maña culinaria. Deciden responder a un anuncio del periódico donde se ofrece un ama de llaves que “no cocina, pero tampoco muerde”. Dando por hecho que es un recurso literario y que, siendo ama de llaves, sabrá cocinar, la contratan una vez llega a su casa acompañada de su hermano Morrie.

pexels-photo-296230.jpeg

Rose Llewellyn, también viuda, pone sus vidas patas arriba empezando por la casa, a la que saca brillo y pone en orden desde el primer día. Van pasando las semanas y siguen sin degustar nada que haya cocinado Rose, quien come poco y asegura en algún momento que no cocina, con lo que los temores de los Milliron se ven confirmados. Lejos de ser despedida, poco a poco se labra un hueco en esa familia, lo que dará lugar a habladurías en el pueblo, y acabará asentada como una más de la comunidad de colonos de Marias Coulee. Por otro lado, la maestra del pueblo se ha fugado para casarse con otro convecino, y se le ofrece el puesto de maestro al hermano de Rose, Morrie, quien ha demostrado en varias ocasiones ser hombre culto y letrado. La peculiar forma de enseñar de Morrie calará en los alumnos de Marias Coulee, especialmente en Paul, nuestro narrador, en quien Morrie ve un gran potencial y a quien instruirá en el conocimiento del latín en clases extraordinarias.

Tanto Rose como Morrie, con sus sorprendentes personalidades, cambiarán las vidas de la familia Milliron. Muy avanzada la novela descubrimos la verdadera identidad de estos dos personajes, sin que ello repercuta demasiado en el aprecio que ya tienen todos por ellos. Paul, que gracias a este maestro sui generis siguió estudiando hasta graduarse, es en el momento de la narración un inspector de educación que echa la vista atrás recordando esos años de juventud y el valor de las escuelas rurales, escuelas que están a punto de ser reabsorbidas por otras más grandes que engloben a las pequeñas, pero que él va a intentar salvar desde su puesto de trabajo.

En la novela aparecen temas como la amistad, la familia, el coraje, los miedos y las pesadillas infantiles o el esfuerzo en el trabajo, desde una perspectiva cotidiana y la mirada de un niño que empieza a ser adulto. Particularmente me parece preciosa la relación de maestro y alumno (Morrie Morgan y Paul Milliron), es emocionante cómo logra motivar a los alumnos (que además son de todas las edades, como buena escuela rural) hablándoles del cometa Halley y de astronomía, y cómo superan la visita de un inspector de educación que va a evaluar la escuela y su nivel académico. Esta novela tiene ingredientes muy cinematográficos: un paisaje típicamente americano, unos personajes muy definidos e inolvidables, y una historia humana e interesante.

Cometa Halley, 1910

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s